Periodismo investigativo a la deriva

Es lamentable el trabajo tan pobre y poco ético que algunos medios de comunicación nacional deciden publicar. Desde el proceso de un suicidio y los pecados a causa de la inmediatez, son algunos de los trabajos con escasa información que se le presenta a la audiencia.

Por su parte, la tecnología es un importante aliado para la información, sin embargo, su mal uso y el poco análisis de los casos, tiende a llevar a un abismo a esta profesión en el país.

Desde luego, la internet y todo avance que se puede presenciar actualmente, llega a facilitar la labor en el periodismo, pero a su vez ocasiona que “algunos profesionales” que -por salir del paso- no dedican el tiempo ni el empeño suficiente para lograr un buen trabajo de investigación.

Seamos claros, este género se caracteriza por ocupar temas de interés público, que no necesariamente tienen que construir delitos o irregularidades.
Pero, ¿estamos ante una sociedad o audiencia que realmente pide informarse poco? O ¿qué es lo que hay detrás de una información poco lograda?

Por pasión a la carrera y de no moldear una ciudadanía con una carente opinión de su parte, en muchos casos se debe trasladar a zonas remotas para comprobar los hechos y expresar una perspectiva de los acontecimientos.

Pero no, alimentamos el morbo y seguimos saciando a una población que le encanta la sangre sin el saber -en muchas situaciones- el motivo de los hechos.

Es muy fácil publicar unas cuantas fotos, un video de alguien suicidándose o  noticias con una o en el peor de los casos, con ninguna fuente de información.

Se debe cuestionar lo que verdaderamente es interés público. Exigir una buena información se inicia desde el momento en el que se le da clic a una noticia.
Entonces, ¿quiénes son los culpables?

En el periodismo investigativo se debe buscar verdades en las que alguien o varios pretenden mantener ocultas y hacen lo posible para obstaculizar, desacreditar, atacar o hasta amenazar a quienes buscan respuestas.

No obstante, a los líderes del gobierno les beneficia que el periodismo  investigativo no se ejecute adecuadamente.

Hemos visto casos en el que se limita la ejecución de esta labor como cuando el presidente de la república llamó de irrespetuosa a una periodista que buscaba informar a su audiencia.

Pero no todo queda ahí, la esperanza de fortalecer el periodismo de investigación sigue vigente en Costa Rica.

En tanto usted como yo nos exijamos información de calidad y un periodismo legítimo seleccionando las noticias útiles, podremos derrumbar ese muro que sólo denota un vago oficio.

Mientras no se le dé el espacio necesario para su profundidad y análisis, la esencia de la investigación cada vez se debilitará más, exponiendo noticias irrelevantes y programas que insultan nuestra capacidad intelectual, empezará a mostrarse con más fuerza en el país.

Por Fernando Rojas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s