GRACIAS: por estar.

Quiero dedicar este post a esas personas que han estado presentes en mi vida en diferentes momentos, buenos y malos, y sin mencionarlos por el nombre porque son varios y para evitar olvidar a alguien.

Viendo fotografías y viajando un poquito a mi pasado, me he dado cuenta que han habido muchas personas que han estado en mis buenos y malos momentos y creo que es justo y necesario agradecerles a través de estas letras aprovechando el mes del amor y la amistad.

Hay muchas cosas que quiero expresarles, pero una de las más importantes es GRACIAS: 

Por esas palabras de aliento cuando estaba desanimada, por aquel consejo que me diste, por ese abrazo en el momento justo, gracias por aquella moneda que me diste para ajustar mi pasaje, por ese secreto que me confiaste, por la confianza en mí, por su cariño y su lealtad, por esas veces que reímos hasta que nos duele la quijada y el estomago.
Gracias, por esa vez que me dijiste “todo estará bien”  y tal vez no todo estaría bien pero cómo ayudan esas palabras y más cuando las dice un ser querido ¿verdad?  gracias por salvarme, por defenderme y por perdonarme, gracias por estar pendiente, por las veces que me escuchas, porque quería llorar y me prestaste el hombro para hacerlo, gracias por esa vez que me diste posada, por aquella tarde en la que conversamos de la vida y de los sueños, por aquellas lágrimas que compartimos y ese consejo que me diste, por los libros que me prestaste y las fotos que nos tomamos, por invitarme a almorzar y también a sonreír, por esas veces que levantas mi ánimo cuando no tengo ganas de nada y por las conversaciones en la madrugada, por llamarme para felicitarme en mi cumpleaños o tan solo para escuchar mis problemas, gracias por acompañarme en mis locuras y en aquel momento cuando perdí un ser querido, gracias porque aunque estás lejos mantienes la comunicación, porque me brindas apoyo en todo momento, porque aunque nos enojemos o no hablemos por un tiempo sé que estarás aquí cuando te necesite, o quizá no, quizá la vida ya no vuelve a unirnos como antes pero gracias por haber estado, por ese tiempo, por esos momentos que ahora son mis recuerdos.
Gracias otra vez por ser luz en mi oscuridad y darme amor y paz para el dolor, gracias por los chistes aunque sean malos, por sentarse a mi lado en el autobús, por guardar mis secretos y respetar mis silencios, gracias, por estar en mi vida.
Gracias 🙂
Por Joyce Ruiz.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s