La verdadera plenitud de la mujer

Un embarazo inesperado: para muchas, una ilusión y una alegría desmedida; para otras, una fuente de angustia y estrés. Trabajo en un centro de ayuda a la mujer, y he visto casos de todo tipo. Hay muchos embarazos inesperados, y con ellos, infidelidades inmiscuidas (tanto de hombres como de mujeres). Es decir, muchos de estos embarazos son producto de una relación con un compañero que no es su esposo, y también hay muchos casos de hombres que llegan con sus “amantes” al haberlas dejado embarazadas. ¿Qué pasa con esto, estamos teniendo una crisis de valores? Dejo el paréntesis abierto para hablar de esto en otra ocasión.

Por ahora, deseo centrarme en los embarazos. Desde pocas semanas de gestación hasta embarazos de varios meses, muchas de estas mujeres entran en crisis al saber que un nuevo ser crece en su vientre. Ante esto, podríamos pensar que el aborto es una opción que pasa por sus mentes. A quienes piensen que éste es un “derecho” de la mujer, hablemos claro: el embarazo constituye un proceso mediante el cual un ser humano completamente indefenso e inocente se gesta en el vientre de la madre. Ningún argumento me va a convencer de lo contrario. Y lo que he visto en el trabajo con estas mujeres es que, en el fondo, ninguna quiere abortar. El aborto no es un derecho sobre el cual podamos luchar, es un daño que se provoca innecesariamente a la mujer, es un evento drástico y violento, lleno de riesgos tanto físicos como psicológicos. A nivel emocional, es importante resaltar que existe un Síndrome Post-Aborto, que atormenta a muchas mujeres que se lo han provocado. Podríamos describirlo como un duelo patológico, es un síndrome lleno de culpa, tristeza y remordimiento por haber hecho lo que hicieron: simple y sencillamente, haberle causado la muerte a su propio hijo. ¿Cómo no hablar de un duelo no resuelto? Lo he visto en varias de estas mujeres.

Al fin y al cabo, quiero destacar que el aborto no es el camino ante un embarazo inesperado. Hay recursos, hay ayudas, hay organizaciones dispuestas a asistir a las mujeres que están gestando un ser humano sin haberlo solicitado. Pero debo decir que es maravilloso ver cómo los sentimientos de angustia, impotencia y estrés se van convirtiendo, poco a poco, en una ilusión que se amarra a algo más que no tiene competencia: el amor de una madre. He visto cómo salen adelante, he visto cómo el llanto va dando paso a las sonrisas.

El aborto nunca nos traerá paz, nunca nos dará plenitud. A todas ellas les digo: ánimo, siempre hay una razón para la esperanza, nunca para eliminar una vida inocente.

Licda. Alicia Quirós A.

Psicóloga

Anuncios

1 Comment

  1. Exc opinión de una profesional…el aborto es un crimen y el inicio del verdadero trauma para la mujer. El amor es más fuerte que el temor, y muchas veces la dar en adopción un hijo es un acto heroico lleno de amor.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s